Supercampeón en Suipacha: Di Carlo se quedó con el campeonato de la N1

“Durísimo final para el GP de Suipacha”, dijeron desde la organización del Rally Federal. Pero aun así, el piloto arequero consiguió traerse el trofeo y la satisfacción de completar el objetivo: ganar la categoría.

En un fin de semana donde el calor fue agobiante, terminó con éxito la última fecha del año y hubo muchas definiciones en todas las clases. Diego Levy se llevó la carrera y el campeonato de la N4, Karina Dobal demostró que se puede y se llevó la N4L y el campeonato.

La N1 fue para Agustin DiNocco y segundo Pablo Lonati. En tanto Adrián Di Carlo se quedó con el campeonato. La primera reacción sin duda fue demostrar la felicidad por el logro, pero sin dejar de lado el arduo trabajo realizado: “El sábado apretamos un poquito para ver dónde estábamos parados y el domingo nos dedicamos a llegar”, expresó Adrián. “Era una carrera complicada”, argumentó al tiempo que subrayó lo que en el año le permitió llegar al podio: “Aprendimos a cuidar las carreras que había que cuidar, y llegar en las que teníamos que llegar”, y claramente “esta fue una de esas”.

En las últimas horas de anoche, Di Carlo y Bianchini todavía no podían creer lo sucedido: “Si miramos atrás, fue un año complicadísimo en todo sentido; le pusimos el pecho, el hombro a todo y fuimos a dar lo mejor en cada carrera”, dijo el campeón.

Fiesta de entrega de premios. Foto: Rally Federal
Fiesta de entrega de premios. Foto: Rally Federal

 

LA N2

Por otra parte, como se hizo costumbre este año, Rubén Rosato el Campeón, se llevo la N2 y a pocos segundos arribó el chino Bugianesi, quien retornaba a las carreras. Lucas Radice -junto a su duplaRicardo Bellisomi- culminó en sexto lugar con su Ford Ka, y Carlos Martellini -en compañía de Oscar Ovando- lo acompañó séptimo en la general.

Lucas Radice en Suipacha
Lucas Radice en Suipacha

 

Así terminó el Rally en Suipacha, según los datos oficiales:

Aportes: Rally Federal

Previous post

Fatal accidente en plena ciudad de Baradero deja un muerto

Next post

Jere Scialchi, el pequeño gigante que se quedó con el trofeo en Zárate