Se negaron a declarar los dos detenidos por el crimen de Ojeda

Ambos están acusados de haber asesinado y quemado el cuerpo de la víctima. Uno de ellos habría confesado la autoría del crimen

Este miércoles, los dos sospechosos detenidos por el crimen de un herrero asesinado de un disparo y calcinado en una zona descampada de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco, se negaron a declarar ante el fiscal de la causa y seguirán presos. Uno de ellos había confesado ante la policía ser autor del crimen, según informó la agencia Télam.

Alexis Mauricio Prado de 20 años de edad y José Ramón Carballo de 34, fueron indagados por el fiscal Luis Antonio Baraldo Victorica, de la Unidad Funcional de Instrucción 6 del Departamento Judicial de Mercedes, que los acusa del homicidio de Gustavo Ojeda de 37.

Ambos se negaron a declarar ante el fiscal Baraldo Victorica, que les imputó el delito de “homicidio doblemente calificado por ser cometido por el concurso premeditado de dos o más personas y con alevosía, agravado por el uso de arma de fuego”, y que continuarán detenidos.

En su momento, los efectivos policiales habían establecido que dos hombres de Villa Lía podrían estar vinculados al hecho, y que uno de ellos, de 20 años, había sido visto cerca del auto de Ojeda el día de la desaparición del herrero.

Frente a esta situación, la Policía localizó a Prado en un campo de la zona, y al ser consultado si había visto o encontrado con el herrero en los últimos días, confesó haberlo asesinado de al menos un disparo y que el revólver utilizado lo tiró en el río Areco, a la altura del Paraje Castex y detalló que el cuerpo de Ojeda se encontraba a la vera de la Ruta Nacional 9, en el kilómetro 111 y el camino rural.

A partir de estos datos, los pesquisas se dirigieron a ese sitio y allí encontraron el cadáver calcinado casi en su totalidad y más tarde, los investigadores detuvieron a Carballo, que vivía junto a Prado, y a quien le secuestraron prendas con manchas hemáticas.

Este martes en tanto, se llevó a cabo la autopsia al cuerpo de Ojeda, la que reveló en la zona del cráneo, a la altura del maxilar izquierdo, la presencia de un elemento metálico compatible con proyectil de arma de fuego.

La fiscalía investiga si Prado tomó un viaje con Ojeda –que en sus ratos libres trabajaba como remisero- y lo atacó en un contexto de robo -ya que le faltaban algunas pertenencias-, o bien si entre víctima y confeso agresor existía alguna disputa previa.

Fuente: Infobae

Previous post

Gran cóctel y subasta: La Rosa de la Paz se subastó por $2 millones 20 mil

Next post

Esclarecimiento por robo de motocicleta: Un menor de 15 años la había sustraído