Repercusiones bonaerenses sobre las nuevas restricciones

Desde el oficialismo, el senador bonaerense Francisco “Paco” Durañona señaló que los cierres a la circulación nocturna decretado buscan “cuidar la mayor posibilidad de funcionamiento de la economía, y acusó a la oposición de “irracional”. Por el lado de Juntos por el Cambio, su par Andrés De Leo acusó al Gobierno nacional de ir “atrás de los acontecimientos”.

Luego del anuncio del presidente de la Nación, Alberto Fernández, sobre las nuevas restricciones en la circulación, para evitar el crecimiento de la segunda ola de coronavirus, comenzaron las primeras repercusiones en la provincia de Buenos Aires.

Desde el oficialismo provincial, el senador bonaerense del Frente de Todos Francisco “Paco” Durañona definió como “correcta” la decisión, destacando que busca “cuidar el mayor posibilidad de funcionamiento de la economía en este contexto, sabiendo que es importante que este año podamos recuperar y que las decisiones no vuelvan a afectar como en 2020”

Por el lado de Juntos por el Cambio, el senador Andrés De Leo opinó que “el Gobierno está desorientado y termina desorientando a la sociedad con medidas que evidentemente no terminan a ir al foco de la cuestión”.

“Ha tenido más de un año para organizar planificar una estrategia y fracasó en el plan sanitario y de vacunación. Nunca hubo una convocatoria amplia, en la que estuvieran representantes de distintas ramas de la medicina, psicólogos, sociólogos, el sector productivo, empresarial y gremios”, declaró en diálogo con La Tecla.

Y agregó: “El Gobierno va de reacción atrás de los acontecimientos que muestran un fracaso, porque Argentina triplicó la media mundial de fallecidos. Este es el resultado de estas improvisaciones”

Sobre la intención de que se mantenga la presencialidad de las clases, Durañona afirmó que “claramente no es un ámbito donde se generen los contagios”.

“Las decisiones están destinadas a restringir lo que genera mayores contagios, que se focaliza en el ámbito de los jóvenes. Las restricciones están limitadas a un tiempo prudencial. Ojalá sirva como para que pasadas las tres semanas se pueda aflojar un poco”, anheló.

Sobre la continuidad de las clases presenciales, De Leo se manifestó a favor, ya que “los números oficiales muestran que no ha habido un vector de contagio importante”. Sin embargo, remarcó que “tiene que haber una concientización social, una protocolización, la responsabilidad social e individual de las personas”.

“El Gobierno tiene que trabajar en los testeos masivos, identificación de casos sospechosos y aislamientos preventivos, cosa que no hicieron”, acusó.

Por su parte, el senador del Frente de Todos señaló que las decisiones de Fernández le generaron “una sensación de confianza, seriedad y responsabilidad”, contraponiéndola con “la locura y la demencia de la oposición”, refiriéndose al anuncio de ayer de Juntos por el Cambio, que había adelantado el rechazo a las restricciones.

“Son un mar de contradicciones, que sacan comunicados previos a anuncios que no se conocen”, disparó, y agregó que “los de la oposición que están en gobierno tomaron decisiones más duras que estas”, protestó Durañona.

Y cerro: “Me parece bien que el Presidente, cómo autoridad máxima de la Argentina, se ponga al frente; que no delegue en ministros o funcionarios una decisión de estas características, sino que se haga cargo de esta decisión, sin importar las inconveniencias que pueda traer aparejado”.

Fuente: La Tecla

Previous post

Situación COVID-19 en Areco: Se confirman 47 casos positivos

Next post

Restricciones: Actividades deportivas, sociales y culturales. Bares y restaurantes