Guillermina Tiramonti: “En 2021 debemos volver a las escuelas”

En tiempos de debates mediáticos y sindicales sobre el regreso a las escuelas en las próximas semanas, la investigadora y Mágister en Educación  Guillermina Tiramonti (*) consideró que “en este momento hay un cierto consenso entre los especialistas que en el 2021 debemos volver a las escuelas“. Nacida y formada en San Antonio de Areco, realizó un balance de lo ocurrido durante 2020 con los chicos recibiendo clases en casa durante una entrevista mantenida con Ricardo Sceppaquercia por FMSol 97.7.

En un diálogo en profundidad que abordó varios temas y que reproducimos en audio en  uno de sus pasajes , Tiramonti aclaró que “para evaluar la educación uno tiene que mirar varias dimensiones y además varios grupos sociales. Por un lado la educación no solamente es transmisión de un conocimiento sino también socialización con los pares, con los chicos del mismo grupo, construcción de una vida separada de la familia que se hace en la escuela. Todo esto no puede cumplir, no puede satisfacer la educación virtual“.

Si bien ese camino no presencial puede servir para la transmisión de un conocimiento, “según  las evaluaciones, tampoco eso ha sido del todo satisfactorio. Por otro lado sabemos que hay grupos de chicos que no tienen conexión de internet, y otra cosa importante: no todos tienen una familia en condiciones de ayudarlos, apoyarlos en el trabajo hogareño, en el trabajo escolar que se hace en la casa“, agregó.

Lo que ha producido la pandemia es una agravamiento, una profundización de las desigualdades escolares, educativas – continuó –  porque hay chicos que han tenido mayor llegada, mejores posibilidades de conectarse con su escuela a través del zoom, de las clases virtuales. Otros han tenido sólo la conexión por whatsapp y hay algunos  que no han estado conectados“.

“Por otro lado, a todos los chicos de todas las edades y de todos los niveles les ha faltado la conexión con sus compañeros, esa vida en común con sus pares . Eso emocionalmente ha tenido un impacto muy negativo sobre los chicos de los distintas edades ya fueran adolescentes o niños”.

En este marco, es necesario agregar que “ todo el trabajo escolar  en general requiere el apoyo de un adulto por el modelo pedagógico. Entonces, los chicos pueden estar conectados por internet pero no necesariamente tienen todo el apoyo que necesitan para aprender” y las familias  “no son todas iguales, no son todas homogéneas, no todos los padres están en las mismas condiciones para ayudar a sus chicos. Por todas esas razones, en este momento hay un cierto consenso entre los especialistas que en el 2021 debemos volver a las escuelas

¿Qué lecciones nos dejó este tiempo de educación en la virtualidad? Para Tiramonti, una certeza:  “Creo que no deberíamos haber suspendido las clases durante todo un año. Durante la pandemia aprendimos muchas cosas de un fenómeno que era inédito y sabemos que los chicos no son un foco de gran riesgo para el contagio. Por otro lado,  el cuerpo docente no es un cuerpo de mucha edad, porque los docentes  se jubilan antes  o a los 60 años. Por supuesto hay situaciones puntuales de riesgo, tanto en los docentes como en la familia de los alumnos. Hay docentes que tienen enfermedades preexistentes que son complicadas, hay chicos que vienen de familias donde viven los abuelos también y demás. Todos esos casos puntuales hay que considerarlos, pero más allá de eso, el resto de los chicos y los docentes tienen que estar en la escuela este año”.

En ese sentido,” ver si las escuelas están todas en condiciones de recibir a los chicos y si pueden cumplir con el protocolo” necesario y también “tenemos  la necesidad de pensar bien pedagógicamente cómo vamos a recibir a chicos que van a estar entre sí con situaciones muy diferentes“.

“Es necesario que no pensemos que debemos hacerles ‘tragar’ a los chicos todos los contenidos perdidos, sino que más bien indaguemos cuáles son, cual es su situación en relación a los conocimientos básicos de la cultura,  la lectoescritura, la capacidad de comunicarse, las matemáticas y las ciencias y tratar de construir programas que hagan que  estando en situaciones diferentes,  puedan compartir un proceso de aprendizaje” .

Aprendimos muchas cosas, que podíamos usar las nuevas tecnologías para el proceso educativo, ese es un aprendizaje importante. Lo que debemos ahora  – concluyó – es ver cómo hacemos para construir una propuesta híbrida, donde  estén presentes las nuevas tecnologías y se haga presencialmente“.

 

 

(*) Nacida en San Antonio de Areco, Guillermina Tiramonti es licenciada en Ciencia Política por la Universidad del Salvador,  Magíster en Educación y Sociedad e  investigadora del Area de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) ,  profesora de la Universidad Nacional de La Plata y autora de varias publicaciones sobre su especialidad.

Previous post

Informe epidemiológico. Se registran 26 nuevos casos positivos

Next post

Vacunación irregular y escándalo político en Giles