Guillermina Lazzari, la sampedrina que quiere la igualdad de derechos en el fútbol femenino y llevó su lucha al Congreso

Redactó y presentó a través de Carlos Castagneto un proyecto de ley en la Cámara de Diputados para promover la “igualdad de género y oportunidades” en el deporte a nivel nacional y profesionalizarlo. El objetivo de su informe que ingresó a inicios de marzo es “fomentar, promover, difundir, visibilizar y estimular la práctica del fútbol por parte de las mujeres en todos sus niveles”. “La idea surgió porque a los 23 años tuve que dejar de jugar fuútbol para terminar mis estudios y trabajar”, le explicó a La Opinión de San Pedro, la joven que trabaja en la Secretaría de Deportes de la Nación y Boca Juniors.

La lucha del fútbol femenino en Argentina tiene varios frentes y en los meses que van de 2019, luego de que Macarena Sánchez fuese despedida de UAI Urquiza, avanzó a pasos agigantados, más rápido de lo que las propias protagonistas imaginaron. Su grito se envalentonó gracias a ellas y en el corriente mes se sucedieron hechos históricos como el partido que disputó el plantel de Boca en La Bombonera y el reciente acuerdo entre la Asociación Argentino de Fútbol (AFA) que preside Claudio Tapia y Futbolistas Agremiados para que la liga sea profesional.

El “ejército” tiene en uno de sus flancos a Guillermina Lazzari, sampedrina afincada en Capital Federal quien, entre diferentes tareas, se desempeña en la Secretaría de Deportes de la Nación y dirige el plantel del programa Boca Social. Fue ella quien redactó y presentó a través de Carlos Castagneto del Frente Para la Victoria por la Provincia de Buenos Aires un proyecto de ley en la Cámara de Diputados para promover la “igualdad de género y oportunidades” en el deporte a nivel nacional y profesionalizarlo.

“Hace mucho tiempo que vengo escribiendo, la idea surge porque a los 23 años tuve que dejar de jugar fútbol para terminar mis estudios y trabajar. Por otro lado, el deseo de que las niñas en mi país puedan tener acceso a una escuelita de fútbol y puedan ser formadas. Cuando yo era chica eso no existía y encima me hacían bullying por jugar al fútbol con varones”, le contó a La Opinión Lazzari quien, al mismo tiempo, explicó que se formó “académicamente para aportar y dejar un granito de arena para desarrollar el fútbol femenino” en su “país”.

El objetivo de su informe que ingresó al Congreso de la Nación a inicios de marzo es “fomentar, promover, difundir, visibilizar y estimular la práctica del fútbol por parte de las mujeres en todos sus niveles”. Para ello, apuntó en diferentes artículos iniciativas que deberá llevar adelante el gobierno de turno como “planes, proyectos y programas que promuevan la participación deportiva en el fútbol femenino”; “fomentar, promover y asegurar la práctica del fútbol femenino, a nivel recreativo, educativo, competitivo, y profesional”; “estimular y promover dicha actividad en las esferas de la educación formal (primaria, secundaria, y universitaria) y no formal (clubes, sociedad de fomento, escuelas deportivas) realizando de manera periódica encuentros, torneos y campeonatos deportivos integrados al cronograma de actividades, donde se otorguen estímulos económicos, simbólicos, becas académicas y deportivas”; y “el acceso a los medios de comunicación a efectos de resaltar los méritos deportivos de las mujeres”.

Para conformar el proyecto, la joven aseguró que debió aprender sobre “políticas públicas” y que su labor en la Secretaría de Deportes de la Nación la ayudó para, tal como definió”, ser “una de la tantas mujeres” que lleva la bandera de la lucha. “No soy yo sola. Cada uno desde un sector. En mi caso, gubernamental”, aseveró.

Proyecto de ley presentado en el Congreso de la Nación

Entre los argumentos que Lazzari expuso en su escrito, resaltó que “la vida deportiva de las mujeres se encuentra experimentando un proceso de cambio incrementando su participación en numerables esferas y con la finalidad de consolidar la inclusión social con igualdad de género el Poder Ejecutivo prevé estimular e incrementar acciones positivas en materia deportiva”. También, sostuvo que la iniciativa es para “reparar un desequilibrio histórico que el colectivo de mujeres practicantes del deporte sufre frente al conjunto de jugadores masculinos tales como la falta de espacios seguros para la práctica, baños y vestuarios inadecuados; falta de insumos deportivos de calidad e indumentaria acorde; personal calificado para llevar adelante los entrenamientos y falta de encuentros y competencias”.

Nota Anterior

Continúa a paso firme la transformación del basural

Siguiente Nota

Continúa abierta la inscripción en los talleres gratuitos de cultura del municipio

Sin comentarios

Enviá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *