Estudiar, aprender y profesionalizarse

“Como muchos, elegí la carrera a las 18 años pensando ´bueno, supongo que esto me va a gustar´ y otro tanto porque los amigos decían que era buena escuchando”

Así comienza a describirse la joven arequera Clementina Colombo. Muy amablemente accedió a contarnos un poco acerca de su vida y de sus estudios. Los invitamos a que la conozcan un poco más. Es un gran ejemplo de esfuerzo y perseverancia, cuando de estudiar y aprender se trata.

“Estudié la Licenciatura en Psicología en la Universidad de Buenos Aires, una facultad que amo con el corazón y me enseñó muchísimo, pero que está un poco (quizás demasiado) centrada en el psicoanálisis. Yo tenía esta inquietud de pensar a la psicología como una ciencia que iba mucho más allá de la clínica y el psicoanálisis. Entonces empecé a participar en espacios voluntarios que iban un poco por fuera de estos caminos: la Psicología Ambiental, el trabajo con personas con Alzheimer y los familiares. Tuve la suerte de cruzarme en estos espacios con gente que no paraba de hacer, de buscar mejorar la realidad y, además, con ganas de enseñar”, relata Clementina para este medio.

La joven arequera, precisó que intenté aprovechar todo lo que pudo de esas experiencias, participar en cursos, congresos e investigaciones y que con mucho apoyo de su familia logró una beca de grado de la UBA para estudiar un semestre en Valencia, España.

“Al regresar y una vez recibida, sentía que me faltaban herramientas y conocimientos para orientar muchas de las actividades que quería llevar adelante en mi carrera. Estudié el Profesorado en Psicología de la UBA, que me resultó muy exigente pero también muy fructífero para desarrollar proyectos de educación para toda la vida y trabajar con adultos mayores. La UNSADA  y el equipo de PsicoVerde en la UBA me dio la posibilidad de llevar adelante estos talleres, conociendo gente maravillosa”, contó la Licenciada en Psicología.

La inquietud de continuar aprendiendo la llevó a aplicar a una beca para estudiar una maestría en Gerontología en España, (nuevamente en aquel país) a través de la Fundación Carolina, que realiza acciones de cooperación educativa en Iberoamérica. Clementina tenía esperanzas de ganar la beca pero las probabilidades eran bajas (2 para más de 4600 postulantes de toda Latinoamérica, algo así como un 0,04% de probabilidad). Pasó las etapas de selección hasta que finalmente, días después de la fecha límite de notificación de los resultados y ya asumiendo que no la había ganado, le llegó el tan esperado e-mail: ´Nos es grato comunicarle que, tras pasar el proceso de selección, se le ha concedido una beca del programa Máster Universitario en Gerontología, Dependencia y Protección de las Personas Mayores´.

El Máster duró 1 año académico, en la Universidad de Granada, España. “Tuve la suerte de vivir todo este tiempo en la ciudad de Granada, a minutos de la Alhambra. La Fundación cubría el 90% de la matrícula, los pasajes, seguro médico e ingresos mensuales para gastos de manutención, con el objetivo de asegurar la dedicación exclusiva de los becarios al estudio. Y, por supuesto, se asume el compromiso de nuestra parte de alcanzar buenos resultados académicos”, explicó para este medio.

Sobre el final de su relato a distancia -por estos días está regresando a Aregentina- nos dijo que España es un gran país para aprender sobre el envejecimiento y la promoción de la salud de los mayores. Es el segundo país más envejecido del mundo, con un 19% de personas mayores sobre el total de la población (pisándole los talones a Japón). En Argentina se estima que los mayores de 60 años (a partir de esta edad se considera que uno es adulto mayor en Latinoamérica) representan el 15,5% de la población. Con esto quiere decir, que nos estamos acercando cada vez más a España y se estima que el número y la proporción de mayores seguirán creciendo en el futuro cercano.

“Los españoles cuentan con un gran desarrollo en servicios y derechos para los mayores, si bien aún hay mucho por recorrer. Participar del Máster, las visitas a centros y servicios para mayores y las prácticas trabajando en una residencia me demostró que tenemos mucho por aprender para asegurar que todos podamos envejecer con dignidad y autonomía. Por suerte, en el regreso a casa sé que me esperan excelentes personas y profesionales que lo pueden a hacer posible. Espero yo también poder poner mi grano de arena”, concluyó la Licenciada en Psicología Clementina Colombo, joven arequera que sin dudas estudiar, aprender y profesionalizarse es parte de su currículum pero más que nada, de su vida.

Nota Anterior

El municipio y Sanear continuan realizando bacheo profundo en las calles de Areco

Siguiente Nota

Vecino de Giles detenido por abusar sexualmente de una menor

Sin comentarios

Enviá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *