Escapadas cortas, el boom del “turismo de fin de semana”

Ya no hace falta esperar vacaciones o un finde largo para viajar. El cambio en costumbres involucra a destinos de todo el país. En esta nota, dos ejemplos bien cercanos a la ciudad: San Antonio de Areco y Sierra de la Ventana.

Solamente 113 kilómetros. Esa es la distancia que separa a la ciudad de Buenos Aires con San Antonio de Areco, ciudad cabecera del partido homónimo a la que todo el mundo conoce como cuna o “Capital Nacional” de la Tradición (así fue declarada por ley en 2015).

Otro paisaje y, realmente, otro sentir y vivir. Con ese instantáneo panorama se encuentra quien recorra esa pequeña distancia en cualquier momento del año. Este 2019, encima, presenta una genial excusa ya que Areco está a pleno con los festejos por los 80 años de la Fiesta Nacional de la Tradición. La grilla (que se puede descargar completa de www.sanantoniodeareco.tur.ar) comprende actividades gratuitas todo el año, desde peñas a ferias gastronómicas, desfiles de tropillas, shows musicales y muestras de destreza criolla. Por supuesto, el punto más alto de actividad es en noviembre (alrededor del 10, Día de la Tradición) pero por ejemplo julio, durante las vacaciones de invierno, también cuenta con una numerosa grilla de propuestas.

Más allá de estos festejos, lo cierto es la ciudad ofrece siempre un amplio menú de actividades para disfrutar su entorno natural y amigable. Hay cabalgatas, trekkings, paseos en bicicleta y kayak y hasta excursiones en parapente, ideales para lo más intrépidos. El menú de estancias, otro símbolo absoluto de la zona, es realmente muy variado, las hay más pequeñas o “boutique” (como La Cinacina) y también de grandes extensiones como El Ombú o Haras San Blas. En todas se pueden armar visitas por el día o solicitar hospedaje para una o más noches. Muchas de ellas ofrecen visitas guiadas a alguno de los pueblos rurales del partido: Vagues, Villa Lía o Duggan, algo que siempre es recomendable hacer, ya sea por su cuenta o con paquete turístico.

Por último, es indispensable hablar de los museos de Areco, desde el Municipal Gauchesco Ricardo Güiraldes (de visita gratuita y prácticamente obligada) a los diversos muesos privados que reflejan bastante el pulso y arte local. Museo Las Lilas, Taller de Platería Draghi, el atelier de Miguel Angel Gasaprini (conocido como “el pintor del pago de Areco”) y la Galería de Arte Malali (gran esquina de arte contemporáneo), son alguno de ellos.

Si bien a la ciudad de Areco se la relaciona con el campo y los grandes asados, algo imperdible en los restaurantes a orillas del río, también se puede degustar otro tipo de platos como pastas, lomitos, tortas caseras y mucho más alrededor de la plaza principal Ruiz de Arellano. Algo para no perderse, los alfajores de chocolate de La Olla de Cobre.

Fuente: Clarín

Nota Anterior

Etapa regional de los juegos bonaerenses en nuestra ciudad: más de 60 arequeros ya clasificaron a Mar del Plata

Siguiente Nota

Areco: primer municipio de la provincia en tener su plan de acción climática

Sin comentarios

Enviá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *