El distanciamiento social y la conciencia individual, claves para estos tiempos de pandemia

La continuación de la cuarentena en el marco de la pandemia del Covid 19 suma cada vez más interrogantes respecto de su duración así como la posibilidad de recuperar algunos hábitos de otro tiempo como caminatas, salir a correr o practicar bicicleta. En diálogo con  esta productora el doctor Tomás Orduna, médico infectólogo  jefe del Servicio de Patologías Regionales y  Medicina Tropical del Hospital Muñiz, anticipó que ese tiempo que resta va a ser “bastante largo, hay que transitar el invierno” y que con el distanciamiento social y la conciencia individual en el cuidado como la clave para estos días – y el permiso de las autoridades – se podría salir a caminar.

Con muy buenos amigos entre sus colegas arequeros, Orduna integra el Comité de Expertos que asesora al presidente Alberto Fernández y es miembro de ADESAR – Asociacion Civil para del Desarrollo Sanitario Regional- se refirió a las características nuestra ciudad en la emergencia, destacó que se tomaron “medidas rápidas” y agregó “como una suerte extra” la de no tener  personas en ese momento que “hubieran dispersado en la comunidad con algo tan vital para Areco como es el turismo”.

En ese sentido destacó las características de un pueblo/ciudad como el nuestro, con ventajas para sostener el distanciamiento social, el uso “de barbijo con el lavado poderoso de manos y la limpieza de superficies”,  junto con el alerta que “tiene el equipo encabezado por la Secretaria de Salud del gobierno local y todos los colegas que hacen el sistema de salud de Areco” y con la posibilidad detectar precozmente un caso, poder aislarlo, trabajar con los contactos le permite si bien “no impedir el ingreso” pero sí hacer “una contención rápida para que no se disperse”. Y para eso  es fundamental sostener la medida del distanciamiento social y después, el famoso quedate en casa para las poblaciones vulnerables que tienen patologías asociadas de riesgo o que tienen más de 60 años de edad.

Orduna explicó que “aún con la posibilidad de salir, cuando estamos en la calle, si vamos a ponernos a conversar con un vecino o nos encontramos con un familiar,  lo hacemos manteniendo dos metros de distancia con barbijo. Nos podemos quedar una hora conversando. Pero no nos podemos abrazar, no podemos acercarnos y mucho menos no usar el barbijo”.

En este caso, ¿aconsejaría poder salir a caminar en forma individual? “Esto depende de un comportamiento, la conciencia individual” señaló y puso como ejemplo el caso de Alemania que “ha tenido un manejo bastante bueno” y que pudo “surfear bastante bien la pandemia,  una de las cosas que no prohibieron fue la caminata individual, o sea la persona sale y no contacta con otra, o podían salir dos personas juntas que vivieran bajo el mismo techo, por lo tanto, estar en la casa o estar caminando juntas era lo mismo”.

En ese sentido, el infectólogo aclaró que “hemos sido muy responsables a la hora de cuarentenarnos, la Argentina tuvo una adherencia de más del 90 por ciento en términos generales” y que si “somos conscientes de sostener por el tiempo que nos va a hacer falta que va a ser bastante largo, hay que transitar el invierno,  esto del distanciamiento social, no habría problemas para que yo camine un kilómetro o 10 kilómetros, seguramente me va a hacer bien a la salud psicofísica. Pero yo no puedo detenerme a conversar con alguien si no tengo barbijo o a menos de dos metros de distancia, no puedo dar la mano o o dar un abrazo, compartir un mate está clarísimo”.

“Si yo sostengo todo eso” continuó y “le agregamos lugares donde no hay transmisión, no hay casos, sostengo que eso es posible de hacerlo” aunque aclaró que en estos temas “el gobierno nacional da pautas globales que después adaptan las gobernaciones y después los locales, intendencias, municipios. Pero mi idea es que si yo sostengo con mucha conciencia la distancia social adecuada, yo podría salir a caminar”.

“Después tenemos otra historia con salir a correr o andar en bicicleta – concluyó, contundente – donde tenemos otros bemoles referidos a la posibilidad de la dispersión del virus, con las gotitas que uno exhala cuando va respirando, corriendo o andando en bici. Es muy difícil correr o andar en bicicleta con barbijo de manera deportiva, se va haciendo esfuerzo, necesita mejorar su entrada de aire pero ello genera a a su vez potencialmente las gotitas si yo voy muy cerca” y explicó el ejemplo de un video publicado en Alemania, que muestra que los dos metros que se necesitan estando parado, si se corre no puede menor a 10 metros “porque si exhalo gotitas, hasta que caen es el tiempo para que yo me acerque atrás,  para que la otra persona se acerque. Y si fuéramos en bicicleta dos personas, una atrás de la otra, debería ser de no menos de veinte metros para que haya tiempo para que decanten las gotitas que  salen  del que va adelante. Esos son los mínimos. A eso le daría un margen de seguridad del doble”.

Nota Anterior

El Concejo Deliberante aprobó las medidas económicas decretadas por el Municipio

Siguiente Nota

San Pedro: enviaron 5 nuevas muestras para analizar al Instituto Maiztegui

Sin comentarios

Enviá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *