Boyero eléctrico: ¿El centro una zona de peligro?

La colocación de un boyero eléctrico en la zona céntrica de la ciudad, como el que vemos en la imagen, despertó la conmoción de vecinos que preocupados se dirigieron a los medios para alertar a la comunidad de San Antonio de Areco.

¿Cuál es el fin? ¿Es legal y apropiado ponerlo sin autorización? ¿Quién es responsable de las consecuencias que esto pueda generar?

Nos remitimos a la palabra del Secretario de Seguridad y Justicia, Martín Lobos, quién aclaró que se trata de una idea poco razonable e irresponsable.

Al saber que el dueño de la casa lo colocó con el fin de que las mascotas no ensucien su jardín, señaló que de todas maneras no se puede dejar de pensar en el resto de los habitantes “mas allá del jardín, mas allá del perro, mas allá de la caca del perro, es una clara señal de `no me importa el resto, ni quien pase por ahí o lo que pueda llegar a generar, solo que no me tiren la caquita en el césped en pleno centro´”. Agregó además, que la policía no puede habilitar el uso de este sistema aunque esté señalado, porque no tiene la facultad para hacerlo.

El Estado puede tener muchos defectos, pero no autorizaría algo así en San Antonio de Areco jamás, aun observándolo en la Capital Federal “porque debe ser el estilo de Macri”, criticó, “en nuestra ciudad no se puede aplicar”.

Dijo también que dentro de todo lo que la ley permita, se llevará adelante los pasos correspondientes, iniciando una investigación para conocer si este hecho está penalizado por la ley.

Entre sus dichos, Lobos fue más allá y declaró que Miguel Pastori -propietario de la casa- es también el presidente del Club Progreso y que “al fin y al cabo, el Progreso está como está porque Pastori parece que puso un boyero en la puerta del club para que no entre nadie, así que no me asombra para nada”, remarcando una y otra vez la “irresponsabilidad civil” del hecho.

Cabe destacar que aún siendo el tema tratado por los medios, las partes -Pastori y el Estado- no cruzaron palabras sobre lo sucedido hasta el momento.

¿No sería más efectivo tomar cartas en el asunto y preservar a la comunidad antes de debatir públicamente lo ocurrido?

Previous post

Alberto San Martín: "Estaremos como siempre haciendo el fogón"

Next post

Acceso a la Tierra: 23 familias arequeras adjudicatarias del programa “Raíces”